La importancia del habla interna.

¿Te has  parado a pensar que te dices a ti mismo y cómo te lo dices?  ¿Te lo dices  con cariño? ¿O quizás tiendes a ser duro y exigente?

Poder cuidarse a uno mismo, a veces implica poder tratarse con cariño, tal vez con el mismo cariño que a veces podemos destinar a otros.

¿De dónde viene esta forma de hablarnos?  En general adquirimos esta forma de hablarnos a nosotros mismos a partir de las experiencias que vivimos con nuestros cuidadores, pueden ser nuestros padres maestros o familiares…etc.

Llega un momento en el que tomamos como propio lo que nos ha dicho nuestro entorno mientras vamos creciendo.  (Como si tuviéramos una mini versión interna de nuestros padres o cuidadores)

Desde diversas corrientes, con ciertos matices, eso tiene varios nombres, “padre/madre interno” , “introyecto” , “mandato familiar” y otros.

Esto tiene implicaciones muy serias ya que si a un niño se le habla de forma hostil o se le dicen las consabidas frases propias de cada familia  ”eres tonto” , “después de la risa viene el llanto” u otras. El niño acabara creyendo que es tal cual le ven o tal cual le dicen que es.

Un cuento muy bueno que va en esta línea, sería el de “Camuñas”

Ojo, a veces los mensajes pueden ser implícitos siendo  aparentemente positivos, como en la sobreprotección, a veces se manda un mensaje de invalidación o de “no ser capaz, suficiente, incluso de estar en peligro”. Lo cual genera mucha inseguridad en el propio ser, dando lugar a un futuro en el que la persona se vera insegura o incapaz.

 

Video criadas y señoras eres buena eres…

 

Afortunadamente aunque nuestros padres no lo hayan hecho acertadamente, aun con dichos mensajes internos, se puede aprender a quererse  y a cuidarse  a uno mismo  de forma más amable.

Deja un comentario